Game of Thrones: an apology of morbid fascination.

Either “A Song of Ice and Fire” or its television version “Game of Thrones” is widely praised for being an example of adult fantasy that constructs realistic characters, in contrast to high fantasy such as “The Lord of the Rings” by J.R.R Tolkien. Fans of George R.R. Martin (is there any commercial opportunism in this name?) consider that other characters from fantasy literature are stereotyped and shallow.

The HBO television series has been endorsed by Mr Martin. For now, and until I am convinced to read the books thoroughly, this is my reference to the universe of “A Song of Ice and Fire”. The character development, when I watch this show, is the opposite of complex characters. They are ruthless, vicious, with basic instincts and plainly idiotic. The assumed deepness is based on a degenerate society. Instead of an ideal societal order, we are shown the opposite: a debased culture from top to bottom. Both things, perfect and totally degraded cultures, are not realistic. Here we confirm a trend in the United States of America culture, in which popular characters are morally questionable or antiheroes. Even characters that are not harsh are criticised as shallow. It seems that unattended metal problems or wrong attitudes towards other human beings are signals of toughness and superiority.

Across history, we have examples of horrors. But even within these dark periods, society was not completely broken. Thanks to the non-broken individuals and collectives, the world survived the fall of great civilisations or the massive and useless destruction of lives (as in WWII). Mr Martin remarks that the Westeros political turmoil is based on the War of the Roses of the Great Britain Middle Ages. However, he enhances by much the vileness of the conflict. Thus, although Mr Martin is allegedly inspired by Tolkien, he does not understand the purpose of the fantasy à la Tolkien, which is co-creation.

Tolkien never wanted to make allegories or dull imitations of the real world. Tolkien works are meant as the folklore of the Middle-Earth, an alternate version of the real Earth. In fact, Tolkien simply “translated” the books that Bilbo and Frodo wrote (“The Hobbit” and “The Lord of the Rings”). Even the Silmarillion is a compilation of ancient elvish lore translated by Bilbo in Imladris. Then the stories are not entirely objective and show the values and complexities of Bilbo, Frodo, the Elves and, outside the universe, the views of Tolkien himself. This is more realistic than “A Song of Ice and Fire”. If we saw the creation of Mr Martin et al. in the same light as Tolkien’s, we would conclude that Mr Martin and the producers of the show are the worst persons in the world. This is not the case but they respond to the urges of part of the society which enjoys a morbid fascination for the cruelty.

The truth is that nobody has achieved what Tolkien did. Tolkien set the foundation of the modern high fantasy. After him, fantasy writers had tried without success to go beyond the level set by Tolkien. They have only imitated him. Even great ones like Ursula K. Le Guin or C.S. Lewis cannot go over the Tolkienian level. Mr Martin et al. are inferior to these great writers.

Moreover, I feel that Mr Martin is condemned to be like the character Martin Silenus of the science fiction novel Hyperion by Dan Simmons. Martin Silenus is a very troubled poet that had a very successful first work, the poem “Dying Earth”, but he ends writing meaningless fiction. I see in this way Martin’s “A Song of Ice and Fire” or J.K. Rowling’s “Harry Potter” series, for example.

Anuncios

Das Nichts, das wir vernichten.

Hin und wieder die Menschheit sagen:
Stoppen! Wir müssen alles wiederherstellen.
Aber die gleiche Fehler kommen infrage
und unsere Freiheiten noch einmal sterben.

Das war unserer Traum: Die Gleichheit war.
Wenn der Kampf einen Streit wird,
gibt es keine Hoffnung für sie.
Die See aufwacht und zeigen ihre Kraft.

Tief ist mein Leiden, dass sie alle zerstört.
Die See des tiefsten Nichtwissen ist sie.
Weder Blau noch Grau du siehst.
Die schreckliche Dunkelheit ist gekrönt.

Was kommt noch zu meinem Fenster?
Die alltägliche Nachricht der Untauglichkeit.
Ich fühle sie schwierig genauso wie ein Grabstein.
Sie bedrückt uns beide und wir bekämpfen.

Die Retter und Retterinnen retten nur das Nichts,
während die Zerstörer selbst zerstören.
Alle schreien, aber keine hören.
Sie sind die gleiche Sache.

Dennoch sind wir zusammen und bereit,
um das Leben zu genießen
und lautlos unsere Welt umzutauschen.
Das Leiden weg bleibt, wenn du scheinst.


Für dich, meine kleine Sonne.

Du rettest mein Vertrauen auf  die Menschheit.

Evil

When he thought about the Music, he was sure about his contribution to the main theme. The director gave to him and his brethren the base melody. Theirs was the task to adorn and expand the partiture. Once he asked his father, the director, about how he devised the idea, but his father only replied kindly that soon he would learn. He grew talented amongst his brethren, also daughters and sons of the director. The director bestowed leadership upon him and some of his siblings. However, with the talent and responsibility came to Melkor, the son, the arrogance and the unbounded desire to control. Those who were under Melkor’s direction began to drop from his team. Even though only a handful stayed, they grew very close to each other and had an iron loyalty towards Melkor. They barely contributed to the team’s music and followed without hesitation the notes that he gave to them. In the meanwhile, Melkor searched for inspiration, as if there was a manual for it. He only obtained high technical proficiency, but no creativity. Without criticism from his team peers or his other brothers, Melkor thought he would impress his father in the great rehearsal.

The rehearsal began. Before Melkor’s turn other teams played, he grew envious. The other leaders created beautiful themes that highlighted the melody. Melkor and his group started to play, but they did not support at all the song and attacked their siblings to suppress their sounds. He saw a patronising expression in his father’s face, as the director commanded the silence of his team. Melkor’s siblings then filled the space he had left. Melkor understood his mistake but did not hesitate. Immediately, the small but powerful group played a fierce melody of destruction. Now, Melkor decided to smash the leitmotif and torn apart the orchestra. In his mind a sense of betrayal landed: he thought that his father told his siblings the secret of creativity. With infinite fury, he emitted the most potent sound ever heard and destroyed the beauty of the music. His hate was expressed as notes. Then, he looked at his father with defiance and played the darkest solo ever heard. It was full of hatred against the director, once his revered father, Eru Ilúvatar. He showed a malevolent grin. His father was disappointed and directed the rest of the orchestra and chorus to drown the hateful theme, but he did not want to put more disgrace upon Melkor. Ilúvatar was sad and with this sadness killed the hate. Within the grief, however, the beauty of the Ilúvatar’s music endured. When the hateful Melkor saw that he was again defeated and that the beautiful melody was not vanquished, then he attacked with loud and deep chants. Finally, Eru Ilúvatar stopped the rehearsal. His hateful son began to argue with him, and Ilúvatar gravely stared at his son. Without any word, the son finally remained silent and in complete disgrace.

Melkor, the hateful son, in his wanderings in search for the Secret Fire of Eru Ilúvatar, learned some mysteries. He saw a glimpse of the purpose of the Music. The secrets were reserved, and when the hate poisoned his soul, they were the source of the madness that is his vengeance. Although someday justice will exact a the rest of the toll on Melkor and those who follow him, the price they already pay is the lack of any happiness. They gnaw themselves. And Melkor, the one that had the most talent of all his siblings, is now the one that has the least.

¡Pídeme disculpas!

El pedir disculpas, u otorgar perdones, establece una relación en desigualdad entre las partes implicadas, incluso entre personas. Mientras que en las personas es justa esa relación desigual, porque los individuos son capaces de decidir y de hacerse responsables de sus actos, las colectividades no gozan de tales privilegios. Mucho menos cuando agregamos grandes cantidades de tiempo.
 
En Alemania, la culpa colectiva ha llegado al punto de establecer leyes que de algún modo disuaden o al menos hacen casi tabú el análisis y la discusión abierta del nacionalsocialismo. Llegan hasta tal punto que cualquier uso del nacionalsocialismo que no pueda ser considerado arte, deba ser censurado. Al restringirse la discusión de los temas en un contexto no culpabilizador, la sociedad no afronta la tarea principal que es evitar una repetición de la historia. Ese es el uso verdadero de la historia, no la búsqueda de culpables colectivos para hechos pasados.
 
Tal cosa pasa no sólo con los perdedores (los alemanes perdieron), sino con los ganadores o con los que fueron sometidos. Ahí tenemos el ejemplo de EUA, Israel o Polonia, donde está habiendo discriminación a inmigrantes, homofobia y los extremismos están ganando terreno. Es decir, no sólo la culpa sino el sentirse triunfador o agraviado, y quedarse en ese estado, supone un signo de enfermedad social.
 
Así pasa con México. Cuando era niño, las clases de historia de México siempre me hacían enojarme con España, porque en las clases te enseñan que eran los españoles los que habían exterminado y acabado con esplendorosas culturas que vivían en un casi paraíso. Y te están enseñando puras tonterías. Ni los mesoamericanos eran perfectos, ni sus sociedades eran ideales, ni eran inocentes. Eran seres humanos de carne y hueso, tanto como los españoles que llegaron.
 
Por un lado, los mexicas cavaron su propia tumba y la tumba de Mesoamérica, porque eran unos desgraciados con sus vecinos. Cuando los españoles llegaron, no necesitaron mucho tiempo para darse cuenta y aprovechar las injusticias que se daban entre los pueblos mesoamericanos. Éste hecho y la diferencia tecnológica entre pueblos facilitó la conquista de México. Situaciones similares sucedieron en Sudamérica.
 
Pero veamos que pasó con los españoles. De entre los primeros que llegaron para conquistar y colonizar, atreviéndose a la aventura de cruzar la mar, vivir penurias y poder morir, no había muchos intelectuales ni mucha gente amable. En los viajes de Colón, usaron a presos y gente pobre. En las siguientes expediciones para colonizar Cuba y de ahí explorar el continente que ya había sido avistado, se añadieron personas con gran avidez por conseguir tesoros y tierras. La razón de esa avidez era el acceso a lo que nunca podrían tener en España: títulos de nobleza, riquezas y respeto. Incluso Hernán Cortés tuvo grandes litigios para que se le reconociera su título de Marqués del Valle de Oaxaca. Para más contexto, estamos hablando de una época en la que los comerciantes ya tienen poder, porque el feudalismo va en declive. El renacimiento está en sus comienzos, con lo que el marco mental del europeo común y corriente es una mezcla de fascinación, miedo y desprecio por lo desconocido o lo nuevo que ofrezca el Nuevo Mundo.
 
En descargo del rey de España. Es de destacar, Carlos I y sus sucesores fueron aconsejados de que las colonias no sometieran a los indígenas. De hecho, hay reales decretos en los que se protege a los indígenas de los abusos. Al final de la Colonia en las Cortes de Cadiz donde se hace la primera constitución española, se establece la igualdad jurídica entre españoles, criollos, mestizos e indígenas. En cualquier caso, cuando estás a medio mundo de distancia con viajes de meses entre España y América, al final la administración es totalmente tomada por los virreyes y la aplicación de reales decretos ni se toma en cuenta.
 
En resumen, la pedida de disculpas a un colectivo o a individuos por hechos históricos que incluso ni siquiera vivieron, no es más que un acto de revancha por una idea infantil de lo que es la historia y de cómo debe ser usada. No se puede juzgar el pasado, porque no tenemos el mismo marco mental. No se puede juzgar a toda una sociedad, porque no todos en ella son iguales. No se puede señalar a un individuo que ni tuvo vela en el entierro. Y no se pueden cargar responsabilidades a siglos de distancia. En dado caso todos nos tendríamos que pedir perdón a nosotros mismos por los crímenes que se han cometido desde que el homo sapiens apareció, pero tal ejercicio así como el que está intentando López Obrador, es incluso perjudicial, porque la historia deja de tener un uso aleccionador: en vez de construir el futuro desde el presente cuidando de no repetir el pasado, nos estancamos en el pasado.
 
En el caso de AMLO, el uso de este recurso pueril no es un afán sincero pero equivocado, sino es un recurso mañoso para desviar la atención de la verdad: AMLO y su gobierno no han hecho casi nada relevante en este tiempo que lleva gobernando: porque gobernar es difícil y no es estar de campaña.

On the mental distress in life (and in academia)

In the past year, I began to read experiences of a climate leader about mental distress. At the very beginning, I found them very illuminating. However, the passage of time brought something else to my shore on Facebook, something like a red tide.

Mental awareness is an important topic that affects us. Our society tends to discard it as something ridiculous or that needs concealment. However, even in a better setting imaginable, life is a complicated game in which we often suffer. “Life should be smooth and polite” is the premise of this climate leader. However, this premise enters in conflict with the observation made before, derived from the very complexity of the problem of living a life.

For example, this climate leader says that to improve the discipline of children, we should reason with children. Right! However, if we remember our childhoods, we can recall that sometimes we resourced to extortion or even to disobedience to pass over the limits our parents established. One can say that was because our parents were inflexible. Still in my case, although my mother always let me know the logic of the limits, I tried several times to overcome the rules. When that happened, my mother applied the correctives: from spanking to a disregard of my tantrums.

Childhood is training for adulthood. Logic is something in our factory software, but we need to learn how to use it. We learn that in childhood with other skills. Therefore, the problems that this climate leader brings to the discussion come from a spoiled childhood. Nonetheless, the solutions that she defends are wrong.

She tells us that academia is cruel, or at least mean, with young or early career scientists. I can confirm that. You can suffer disappointment or even depression, and also lose your idealistic picture of science. Inevitably, science is a human activity in which selfishness and envy dwell. In spite of that, there is also the need to learn how to be a scientist, and sometimes we need to accept that others have far more experience than us. This acceptance is not easy. Perhaps we need a striking call for the return to reason or a shocking review.

Yes, when the attacks are irrational, something is not going right. In that case, we need to denounce the behaviour or ignore it, if possible. Still, it is not a surprise the scientific career, as in life, we need to suffer a bit. If things were easy, they would not be worth.

I criticise heavily the arguments of this climate leader, from the vantage position of an early career scientist, not from a hater stance.

La superficialidad de algún que otro liderazgo moderno

En esta época de amplia difusión de información y libre creación de contenido, conozco a muchas personas que están muy metidas en los temas más candentes del momento, que son incipientes líderes de opinión y que en el futuro podrían erigirse como importantes elementos de los gobiernos.

Me agrada que haya gente que quiera tener un impacto. Lo que no me agrada es que algunos de estos líderes incipientes tengan un comportamiento que va en detrimento de lo que desean liderar. Pienso yo que desde la ingenuidad, la inexperiencia, el deseo de liderar y la teatralidad, diluyen el fondo de las cuestiones que quieren abordar hasta hacerlas banales. Algunos de estos episodios les empujan incluso a decir que ellos están haciendo más por los temas de los que hablan, que la propia academia. Ésto último ya me indica un cierto problema de carácter que los llevará a ser líderes inflexibles o a que los oídos dejen de escuchar su voz.

Es decir, el punto de mi desagrado es que al evolucionar de esa manera, nos están obligando a tener un liderazgo pobre que comunique una “ciencia” que muestre las problemáticas actuales y sus soluciones desde la visión simplista. que la cultura hipster ha estado difundiendo en la últimas dos décadas y que está extremadamente limitada por las redes sociales. Yo no propongo que las redes sociales son inútiles para la difusión de la ciencia. Pero el reto de comunicar más con menos palabras o con imágenes, impone aún mayores responsabilidades a los usuarios de las redes para que sus seguidores obtengan información valiosa y no basura.

En mi visión de las cosas, creo que la sola utilización de las redes sociales con cierto egocentrismo, la cursilería y el dramatismo no es la forma de encender en las mentes de los demás el interés por los temas expuestos. El elemento egocéntrico opaca el trabajo de los que estamos detrás de estos líderes incipientes y, de hecho, hace un flaco favor a la ignorancia. Más aún, sólo es que ellos están adelante, porque los demás no deseamos ser líderes públicos o no creemos en el convencimiento del político y el tomador de decisiones. Tal vez nuestros métodos son más lentos, nuestros intereses diferentes, pero sus liderazgos sólo son la mínima parte de los esfuerzos para resolver los problemas de nuestro tiempo y de nuestra sociedad: su fracaso como líderes, sin embargo, defenestra cualquier esfuerzo.

¿Qué se esconde detrás de todo ésto? A mi modo de ver es el mal de nuestro tiempo: mientras más información hay menos tiempo para asimilarla. Mientras menos tiempo hay menos tiempo y esfuerzo hay disponibles para crearla. Ese es el problema con esos líderes: no saben crear información de calidad y sólo saben ser activistas.

La Cuarta Estrella

La Tierra se extendía por debajo como una gran manta curvada y se reflejaba en el plateado casco de la nave. Verde, azul, marrón, rojiza, amarilla y blanca así era la Tierra. Los continentes se extendían rugosos y por aquí y allá permanecían los restos de la escoria de antiguas monstruosidades de metal llamadas ciudades. Al menos parecían antiguas, pensó ella.

Pero la realidad es que hacía sólo cien años esas ciudades estaban rebosantes de una vida decadente. Sumidas en el consumo. Obesas de hartazgo. Ricas en tristeza. Asfixiadas por las venenosas emanaciones de ires y venires inútiles. Ya no eran los sistemas económicos, la sociedad misma jugó al borde de la catástrofe. Agotada la creatividad y la frescura, finalmente cayeron rancias.

La caída se precipitó y no fue natural. Ella y otros como ella la generaron. Independizaron una pequeña región de ese planeta, desarrollaron la ciencia y sobrevivieron a la presión de las naciones. El intento por absorber o destruir la innovación las mostró frágiles. La nueva nación era pequeña y no deseaba conquistas ni expansión. Lo que había sido una de las ciudades más contaminadas e insostenibles del planeta se convirtió en un imperio cuya emperatriz fue la ciencia y en la que cada decisión tomada estaba basada en un concienzudo análisis de las consecuencias en tiempo real. No había sistema definitivo, sino adaptativo.

¿Por qué quisieron que todo lo demás cayera? Porque era necesario, una renovación completa. No hubo armas, ni explosiones, al menos no de ellos. Con hechos se mostró una nueva vía y  hubo rebeliones y violencia. En ninguna participó esta nación racional. No era su cometido, ni su responsabilidad. Hubo hambruna, hubo enfermedad y gran mortandad. Las ciudades fueron abandonadas y la población disminuyó.

Entonces la pequeña nación comenzó a actuar. Con su tecnología superior desactivó la amenaza nuclear y terminó con cualquier esfuerzo por continuar un modo de vida desenfrenado. Mas se mantenía aislada, no cooperaba con las naciones que quedaban o sus fragmentos. Simplemente fungía como jardinero benevolente, intentando rehabilitar a sus hermanos menores. Empezó la expansión de otro modo, hacia las estrellas, y con el menor impacto posible: las colonias que fueron fundadas en la Luna y en Marte se usaron para balancear la población inicial que empezaba a prosperar de forma controlada, no mediante leyes sino mediante una cultura responsable basada en la lógica y el bienestar.

También las colonias se usaron para disminuir tensiones políticas en el interior. Finalmente los humanos somos imperfectos — pensó ella —. En cierto sentido era exiliada de la madre patria, autoexiliada para ser exactos, para mantener la paz y a su vez fundar una colonia con aquellos que participaban de sus principios de autoorganización. Básicamente el diferendo era técnico: ¿cuál era el parámetro para optimizar la sociedad? A diferencia de la política del pasado, la política del presente en el Imperio tenía una sólida base lógica y sus proposiciones eran representables mediante objetos matemáticos. La ideología como tal era ahora realmente metodología y no arbitrariedad basada en la nada.

Ella recordó con orgullo ser una de las fundadoras del nuevo mundo. Miró por última vez por la ventana de la nave, la primera con un generador de agujeros de gusano y con un sistema de soporte vital que imitaba los sistemas básicos de la Tierra. Lo necesitarían, porque la nueva colonia sería la primera fuera del sistema solar y requerirían de una paciencia mayor que la de los primeros cien años de existencia del Imperio, cuyo escudo estaba formado ahora por tres estrellas en un fondo negro: una verde, una blanca y una roja. Un recuerdo de dónde provenían y un signo de dónde estaban las colonias. Pero pronto habría una nueva estrella en ese escudo. ¿De qué color y tamaño sería? Eso dependería de ellos.